Devolución de los gastos hipotecarios

A raíz de la popular sentencia del Tribunal Supremo del 23 de diciembre de 2015, los gastos hipotecarios impuestos por las entidades financieras han sido declarados nulos y pueden ser reclamados por los consumidores.

En este artículo vamos a tratar de dar respuesta a las dudas más habituales.

¿Qué gastos se pueden reclamar?

Los gastos reclamables a día de hoy son los correspondientes a la escritura del Préstamo Hipotecario:

  • Gastos de gestoría, siempre y cuando la impusiera el banco
  • Gastos de tasación
  • Gastos de notaria
  • Gastos de inscripción en el Registro de la Propiedad
  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Respecto a éstos hay criterios dispersos sobre su devolución

¿Qué documentos son necesarios para reclamar los gastos?

Como regla general, todos los gastos debieron ser entregados cuando se formalizó la hipoteca. De no ser así, puede acudir a su entidad a solicitar copia de la misma o a la gestoría que tramitó la hipoteca.

Una vez localizados los documentos, para poder efectuar la reclamación a la entidad prestamista es necesario aportar copia de todas las facturas o justificantes que acrediten dichos gastos. Factura de notaria, impuesto, Registro de la Propiedad, gestoría y tasación.

¿Si la hipoteca ya está cancelada, se puede reclamar?

Sí, todo aquel que haya tenido o tenga un préstamo hipotecario puede reclamar estos gastos.

¿La acción para la devolución de los gastos hipotecarios es viable?

La mayoría de sentencias hasta la fecha son favorables al consumidor. Existe una viabilidad alta en este tipo de reclamaciones.

En cuanto al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, hay disparidad de criterios y, por tanto, habrá que esperar a un pronunciamiento claro por parte del Tribunal Supremo.

¿Qué plazo hay para reclamar?

Al tratarse de una cláusula abusiva contra un consumidor, y por tanto nula de pleno derecho, la acción es imprescriptible. En consecuencia, los afectados podrán reclamar ante su entidad financiera el reintegro de los importes indebidamente cobrados en este concepto, tanto si el préstamo ya fue cancelado en su totalidad, como en los supuestos en los que se haya ejecutado el préstamo o se haya concedido la dación en pago por parte de la entidad financiera.

No obstante, un sector minoritario entiende que la acción prescribe a los 4 años a contar desde el día siguiente a la fecha en que se dictó la Sentencia por la cual el Tribunal Supremo determinó la nulidad de dicha cláusula por su carácter abusivo. Por ello, es conveniente presentar la reclamación cuanto antes.

En Santillana&Alós contamos con abogados especialistas en reclamaciones bancarias, por lo que estamos a tu disposición para cuanto necesites, y recuerda que la primera consulta es gratuita.

Arnau Santillana | Abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>